Que el Miedo no te Paralice

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hola querida amiga! Una semanita sin poder escribir y ya sentía que me faltaba algo. Extraño cuando no puedo explayarme como a mí me gusta, jejeje. En las redes sociales nos limitan los caracteres y hay cuestiones que necesitan explayarse más, por eso amo escribirte por aquí!!! Te siento más cerca ❤

Hoy quisiera que podamos compartir acerca del miedo y como nos paralizamos al momento de accionar. Esto es en cualquier aspecto de nuestra vida, pero hoy quiero orientarlo más que nada a los emprendimientos que es donde más procrastinación tenemos.

En primer lugar, deberíamos poder observarnos para saber desde que lugar viene el miedo que nos paraliza en nuestro accionar.

  1. ¿Viene de creencias que arrastramos de nuestras familias?
  2. ¿Viene de algo que alguna vez te dijo alguien y le diste demasiada importancia?
  3. ¿Viene de alguna mala experiencia que hayas tenido?

Vamos a revisar un poquito estas 3 opciones.

Creencias de nuestras familias.

Es inevitable que veamos la vida como nuestros padres la ven o quizás, si estamos muy negados a como ellos han vivido, puede que estemos intentando hacer todo lo contrario.

Ninguno de los dos caminos es acertado. Sin embargo, es lo que conocemos y allí esta nuestro chip del inconsciente diciendo que es lo que podemos y no podemos hacer. En que somos buenos y en que no. Que es lo que está a nuestro alcance y que lo que no.

Del modo en que haya vivido tu familia, los valores que hayan creado como clan, las situaciones que han debido resolver para sobrevivir, los acuerdos conscientes e inconscientes que han realizado, todo forma parte de ti y de cómo percibes la vida.

A eso tenemos que sumarle, como has percibido tu misma los hechos que sucedieron en tu niñez, las palabras que han quedado alojadas en tus pensamientos y que se han convertido en tu diálogo interior, el rol que te ha tocado dentro de tu familia y todo lo que has vivido hasta el día de hoy, componen el color con el que hoy observas la vida e interpretas las situaciones que te suceden.

Cómo puedes estar siendo limitada por las creencias familiares para emprender de manera exitosa:

  • Si tu familia siempre ha trabajado en relación de dependencia y la creencia es que es mejor la seguridad de ser empleado.
  • Si tu familia ha tenido malos resultados financieros y ha perdido dinero por animarse a tener su propio negocio o emprendimiento.
  • Si tu familia ha vivido siempre asfixiada en deudas para tratar de salir adelante y solo han trabajado y trabajado sin tener resultados.
  • Si tu familia pertenece a la clase media, donde el común denominador de pensamientos es: “Tienen plata porque lo hicieron por izquierda”, “Es muy difícil tener algo en este país”, “Es imposible llegar, a los otros les es más fácil”, “Hay que sacrificarse para tener algo”, “El dinero no crece en los árboles”, “lleva demasiado tiempo y esfuerzo, eso no es para nosotros” y otros ejemplos más. ¿Se te ocurre algún otro?

Si estas ideas, creencias, pensamientos, emociones son las que rondan en tu campo energético, seguramente no te animarás a emprender o lo harás tímidamente sintiendo culpa, miedo y una sensación de traición.

Pasemos al que sigue.

Comentarios desafortunados que te creíste.

Suele suceder que en nuestra infancia y adolescencia recibimos muchas palabras descriptivas que no están muy buenas, acerca de nuestra personalidad, aspecto físico u otras características.

Aún de adulto suele suceder que recibimos nuevas “cargadas” o las mismas que se intensifican, llegando al punto que nos creemos que somos lo que los demás dicen que somos.

Por ejemplo, de pequeña, recuerdo que mi prima me decía que cantaba horrible y desafinaba mucho. Es verdad que tener buena voz no fue uno de los dones que me toco recibir, pero esa burla bastó para que hoy en día huya de los karaoques y hasta que me costara cantarle canciones de cuna a mis pequeños.

Ni hablar las etiquetas que nos ponen en la escuela, en nuestra barra de amigos, en las actividades que realizamos y en los diversos grupos a los que pertenecemos. Quizás en uno somos “la buenita”, en otro “la chistosa”, en otro “la nerd” y así, como bajo ese título encajamos en el grupo, nos comportamos de modo tal que no nos lo saquen y esto, nos encasilla.

Aquí la cuestión es que le damos más importancia a lo que los otros ven en nosotros (que solo es un reflejo de ellos, pero eso lo dejo para otro post), en vez de creer en nosotros mismos y reconocer que somos seres cambiantes por naturaleza. Quizás en alguna etapa o en algún momento nos gustó hacer reír a los demás y ahora prefieras estar más introspectivo, como para darte un ejemplo.

Con respecto a los emprendimientos quizás escuchaste:

  • Que no eres bueno para la administración
  • Que los números no son tu fuerte
  • Que tus viejos se fundieron y a vos te va a pasar igual
  • Que es una mala idea
  • Que nadie va a comprar lo que ofreces
  • Que te volviste loco

Y otros tantos más. ¿Te suena alguno de estos ejemplos?

Malas Experiencias:

Y ahora es el turno de hablar sobre esas experiencias que nos dejaron un sabor amargo y no solamente en el recuerdo sino también que nos han bloqueado algo dentro nuestro y ahora no nos animamos a volver a intentarlo.

Son esas experiencias que nos marcan fuerte y que no las hemos procesado internamente, por eso al recordarlas, solo viene dolor.

Son esos intentos de emprender y que no salió como lo esperábamos, tomamos una mala decisión, nos endeudamos y no llegamos a cubrirlo con lo que generamos, alguien nos hizo un juicio o nos estafaron o nos robaron. Escuchar de los demás el famoso “yo te lo dije, y vos lo mismo lo hiciste”

Es una decepción que ha dejado una herida muy grande y que nos hace sentir que “no vale la pena volver a intentarlo”

En este punto nos queda retomar esa herida, aceptar ese dolor y poder sanarla. Revisar con una nueva mirada toda la experiencia para poder quedarnos con el aprendizaje y dejar drenar el dolor. Para darnos una nueva oportunidad, teniendo muy presente que el camino del emprendedor es “a prueba y error”. Es la única manera.

Aunque sigas los consejos de todos los gurúes de finanzas, de marketing, de negocios, de emprendimientos, etc. Ellos comparten su propia experiencia y tu tendrás la tuya. Y si estás atento y escuchas bien a todos los gurúes de negocios, todos te comparten lo mismo en el siguiente punto: Hay que animarse a hacer. En el hacer hay equivocación, pero solo fracasamos si nos damos por vencidos. El resto de las caídas, forman parte de nuestra sabiduría.

Así que, si este es tu caso, has tenido una mala experiencia y te has quedado allí sin volver a intentarlo, te propongo que revises nuevamente la situación para ver qué es lo que necesitas aprender de allí y destraba tus emociones para animarte a intentarlo nuevamente.

Como podrás ver, son varias las circunstancias que nos paralizan. Sin embargo, en las 3 opciones que te comenté, se repite un común denominador: EL PODER DE TRASCENDER EL MIEDO ES TUYO.

No pretendas sentirte liberada del temor para dar el primer paso. Cuando hacemos, nunca nos sentimos completamente seguras y libres de miedo (al menos hablo por mi). Generalmente, salir de la zona de confort, hacer algo que no está dentro de lo que acostumbramos, genera cierta adrenalina que a muchas nos paraliza.

Así que espero que puedas, animarte a ir más allá de esas limitaciones, de ese miedo, de esa parálisis y te animes a ver los tesoros que hay más allá de donde te encuentras, así como también las nuevas enseñanzas que iras aprendiendo en tu camino, a la salida de tu zona de confort.

Me encantaría saber que te ha parecido el compartir del día de hoy, si te ha hecho sentido, si te has podido sentir identificada en alguno de los puntos y te ha permitido tener algún insight que te de la fuerza para continuar avanzando.

Un fuerte abrazo, gracias por leerme y por ser parte de esta hermosa comunidad donde apoyamos el crecimiento de todas. 💞

  • Hola gracias por compartir esta valiosa información y si claro que todo eso es lo que se recibe de la.parte externa, pero no es a lo.que me quiero conectar, yo ahorita estoy en un proceso de recomendar, salí de país natal Venezuela y estoy en otro País, haciendo vida y justo me.encuentro.en el momento q quiero emprender he tenido muchas ideas pero no he logrado concretar porque bueno vistosas ideas limitantes me invadieron , pero justo estoy en eso limpiado mi mente inyectando pensamientos positivos y concretando algunas.ideas y bueno lanzarme nuevamente. Así q de verdad gracias por tus aportes. El libro de amate a ti misma justo estoy leyendo el libro. Tu aporte y Resumen es genial y de mucha ayuda. Gracias gracias

  • >