No todas las respuestas estan en la cabeza

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Todo queremos pasarlo por la razón y no todas las respuestas están en nuestra cabeza.

No siempre allí está la información que estamos necesitando para poder avanzar en nuestra vida o para destrabar una situación que venimos repitiendo de hace tiempo o para tomar una decisión que viene dando vueltas buscando y no podemos terminarnos de decidir.

Generalmente, tratamos de razonar y encontrar las respuestas en la cabeza. Ponemos nuestra mente al 1000% para que nos presente esa solución que estamos necesitando, entonces empezamos a buscar palabras claves en google, videos en Youtube, preguntamos a conocidos, nos anotamos en algun taller que nos muestran en facebook, comenzamos a leer un libro que nos recomendaron y así nos pasamos llenándonos de información para clarificarnos y decidir lo mejor posible.

Y en esto puedo rescatar varios puntos de los que me gustaría hablarles:

  • Llenarnos de información y conocimientos no nos asegura que vayamos a tomar la mejor decisión.

Es tan grande el miedo que tenemos de equivocarnos, que nos estamos mareando cada vez más con el exceso de información a la cuál tenemos acceso.

Estamos en la era de la información, todo lo que necesitamos saber lo encontramos en la web. Está bien buscar información. Pero no nos atoremos de información. No pretendamos seguir fórmulas exitosas de otros y creer que con esa fórmula solucionaremos nuestra vida y no tendremos problemas nunca más.

Tenemos que aprender a distinguir entre la información que realmente nos va a servir para tomar decisiones y aquella que solo nos llena de más ruido y confución. Ya que nos genera una nueva necesidad de consumo y nos saca del foco u objetivo que teníamos al comienzo: Estamos buscando una respuesta, una solución.

Por eso es importante tener en cuenta analizar si la información que leo:

¿Me está enseñando a utilizar mi sabiduría interior?

¿Me brinda herramientas?

¿Me empodera?

Luego de ese filtro, me entrego a aprender toda la metodología, la integro  y la aplico en mi vida. Recién en este punto, luego de haberla ¨vivenciado¨, puedo decidir que es lo que de esa metodología me sirve y continuar aplicándolo. Me lo apropio como una nueva herramienta, como un nuevo hábito en mi vida.

Dejo de ¨picotear¨, de ¨saltar¨ de información en información y llenarme de conocimiento vacio que solo sirve para alimentar a mi Ego.

Además, comprendamos que estamos aprendiendo siempre, que la decisión que tomemos es perfecta para este momento que la estamos tomando y siempre es acertada porque me va a permitir adquirir una nueva experiencia.

  • La mente ya comprendió que hay que hacer, cuál es el mejor camino, pero todavía sigo sin avanzar.

Personalmente me siento mucho más cómoda trabajando y entrenando mi mente. Es mi zona cómoda y más accesible. Pero muchas veces me sucede que mi mente lo tiene súper claro al camino a seguir o las acciones a tomar, pero algo interno no me está permitiendo avanzar.

Por ejemplo, se que tengo que armar la planificación para los siguientes meses pero el desafío que tengo para esos meses me hace salir totalmente de mi zona de confort, lo que lleva a que las emociones no me permitan acceder a mi mente. Me bloqueo.

¿De donde viene ese bloqueo? ¿Por qué las emociones se hacen tan fuertes cuando hay que accionar hacia algo que está fuera de nuestra zona conocida?

Y ésto, lo he veo también en las consultas. Donde ya hemos acordado las acciones, ya han podido ver cuales son los próximos pasos a seguir y sin embargo, muchas veces, pasan meses para que puedan dar esos pasos. Y quizás se preguntarán: ¿por qué no avanzan, si ya saben que es lo que quieren o que tienen que hacer?

Y las respuestas que se repiten generalmente son:

  • No sé porque no puedo hacerlo, si ya se que va por ahí la cosa.
  • Mi marido no me apoya. No puedo dar ese paso.
  • Estuve consultando con conocidos y me recomendaron que no lo hiciera.
  • Me bloquié. No se si es por ahí la cosa. No se si eso es lo que quiero. Volví al punto cero.
  • Lo pensé mejor y es demasiado arriesgado.
  • Quiero pero no puedo.
  • Estoy demasiado bien donde estoy. Me da miedo cambiar.

¿Alguna les resuena familiar?

  • El inconsciente y la toma de decisiones.

Ya nos estamos pasando a la parte personal y aquí es donde está entrando el juego el inconsciente y la mente me empieza a jugar trucos. Deja de ser mi aliada y entramos en esa zona que todavía tenemos que trabajar. Esa parte nuestra que nos hace decidir en función a lo conocido. Se activa la parte de nuestra mente subconsciente, que tiene información a la cual nuestra razón no tiene acceso y nos lleva a deternos, a paralizarnos, a no poder avanzar y encuentra en el contexto las excusas perfectas para no accionar.

Una de las últimas consultas que he tenido, una doctora que tiene su propia clínica y que ha su vez trabaja para un hospital, teniendo en claro que su camino era seguir con su clínica y dejar el hospital porque era lo que su corazón le marcaba, por una conveniencia de libertad de tiempos y manejo de horarios, por una cuestión de rentabilidad y porque era acorde al estilo de vida que se planteaba para vivir. A pesar de todos estos indicadores, donde parece fácil decidir renunciar a algo que ya cumplió su ciclo. Así y todo, con viento a favor, no estaba pudiendo avanzar hacia la decisión que dentro suyo sabía que era la correcta.

Este es el ejemplo perfecto de como el inconsciente, nos toma. A pesar de estar dadas las condiciones, tampoco accionamos. Y ahí si, ya empezamos a ir hacia dentro para encontrar las respuestas que hay en nuestro inconsciente.

En ese inconsciente tenemos la información de nuestro árbol genealógico, tenemos la información de lo que vivimos en la gestación, en el embarazo, en la niñez, en la adolecencia. Lo que interpretamos en ese momento y marcamos como realidad absoluta. Lo que está sin resolver en nuestro clan y que inconscientemente nos hacemos cargo para solucionarlo.

Hay tanto dentro nuestro, que realmente cuando se dice:

Cada persona es un mundo.

Realmente lo es. Hay millones de conexiones neuronales, de percepciones, de interpretaciones, de pensamientos, de creencias, de emociones, de patrones de repetición, de engramas, de información de nuestro clan que corre por nuestras venas, del camino que nuestra alma vino a realizar en este encarnación, de lo que hemos dicho o pensado, de lo que hemos soñado, de lo oculto, de lo negado, de las heridas sin resolver y tanto más…

Y en todo ese mar revuelto interior, le sumamos más agua, más lluvia con información y opiniones externas, tomadas al azar y de manera impulsiva para poder solucionar, sanar, tapar, salir, cambiar una situación.

Por eso es importante que recuerden que:

  • Las respuestas siempre están dentro nuestro.

Aunque sea más fácil buscarlas fuera. Por eso la explicación del primer punto de este blog. Aquí quería que llegáramos desde un principio.

Y me quedo con el ejemplo del punto dos: Somos un mar revuelto, tormentoso. Que necesita calmarse, acallarse para poder ver lo que hay en el interior, en lo profundo.

Recordemos que lo único constante es el cambio, no pretendamos quedarnos a salvo en el lugar conocido. Atrevámosnos a ir hacia nuestra vida, a elegir lo más conscientemente posible cada acción que queramos realizar.

Atrevámos a conectar con nuestros sueños y dejar que nos guién, utilicemos herramientas para manifestarlos en la tierra. Si late dentro nuestro es por algo, es necesario que nos escuchemos y que comencemos a ejercitar la confianza en nosotros mismos, más que en el afuera.

Para aquellos que se encuentran en situación de tomar alguna decisión, les dejo de regalo en este post una meditación guiada para poder decidir entre dos opciones.

También puede resultarles útil la entrevista que le realicé a Karim Temple, donde comparte consejos de como vivir una vida consciente, con su característica amorosidad y templanza. Una información muy útil para poder ir más hacia dentro y confiar en nosotros mismos. Pueden acceder aquí a ese material. 

 

  • Gracias Laly …encontrarte en la web me abrió un campo inagotable de idea que explotan al leer tus publicaciones….
    Mil gracias…conocer este lado tan inspirador acrecienta esa mirada tan dulce que tienes …
    Y con tu permiso iré compartiendo en mi página algunos de tus escritos …realmente son impulsores de ideas….
    Gracias gracias gracias compañera de formacion…

  • >