Cómo ganar confianza en uno mismo

La confianza.

¨No es que crean en ti.
Es reflejarles que crees en ti mismo¨ – Anónimo.

Siguiendo la ley de causa y efecto, te invito a realizar un recorrido sobre la confianza y los efectos que tiene en las experiencias de vida.

De chica recuerdo que mi mamá siempre repetía: ¨La confianza se gana poco a poco y se destruye en un segundo¨.

Obviamente, que ella me hablaba de la confianza que quería tener en mí. Lo que implicaba que no tenía que mentirle y que tenía que ser sincera para poder seguir gozando de los beneficios de esa confianza.

Ese tipo de confianza hace referencia a la confianza de nosotros con un otro y del otro con nosotros. Tiene que ver con la manera de relacionarnos.

Sin embargo, volviendo a la ley de correspondencia (o de causa y efecto), si no tienes autoconfianza eso se refleja en los demás provocando un círculo vicioso potenciando la baja autoestima, la inseguridad y la falta de amor propio.

Así que en este posteo quiero invitarte a profundizar en la confianza que tienes de ti mismo. También te invito a descubrir las posibles causas de la falta de confianza para que puedas ver si te reconoces en algunas.

Con todo esto clarificado, es momento de ponerse en acción y realizar ejercicios para ganar seguridad y leer frases que eleven tu autoconfianza.

Me gusta integrar el autoconocimiento con ejercicios prácticos que permitan accionar al momento de ver aquello que se necesita cambiar o sanar.

Ahora sí, ¡Comencemos!

 

¿Qué es la autoconfianza?

 

Para definir la autoconfianza vamos a comenzar definiendo qué es la confianza.

La confianza es la creencia, esperanza y fe persistente que alguien tiene, referente a otra persona, entidad o grupo en que será idóneo para actuar de forma apropiada en una situación o circunstancia determinada; la confianza se verá más o menos reforzada en función de las acciones.

Entonces, confianza puede referirse a:

  • la seguridad en nosotros mismos,
  • la esperanza de que algo se desarrolle conforme nuestras expectativas,
  • la familiaridad que tenemos en el trato con alguien.

La confianza, entendida como la seguridad que cada persona tiene en sí misma, es una cualidad de gran valor en todos los ámbitos de la actividad humana. Es fundamental en la escuela, el trabajo, los negocios, así como en el medio empresarial, comercial, artístico o académico.

 

Esta confianza es la que denominamos autoconfianza.

 

Esta confianza en nosotros mismos, nos ayuda a seguir adelante con nuestros propósitos pese a los reveses, el desánimo o las dificultades. En este sentido, implica la convicción de que, valiéndonos de nuestras fortalezas y virtudes, seremos capaces de lograr lo que nos propongamos.

Este tipo de confianza se fundamenta en las experiencias acumuladas por cada persona durante la vida, y se desarrolla y cultiva con el tiempo. Por esta razón, la confianza varía de individuo a individuo.

Alguien con experiencias positivas en relaciones de pareja, por ejemplo, no tendrá mayores inconvenientes al afrontar una nueva relación, a diferencia de una persona que siempre ha tenido relaciones traumáticas o dañinas en el pasado.

 

 

Recuerdo una situación de adolescente, en que estábamos por salir con mi novio de ese momento. Cuando llegó me dijo: ¨Anda a cambiarte porque con vos vestida así no voy a ningún lado. ¨

Dejando de lado la violencia del comentario y enfocándonos en lo que nos compete ¨La confianza¨, podrían haberse dado los siguientes escenarios:

  • Contestarle: ¨Mejor, así salgo a disfrutar con mis amigas¨ – Eso lo diría alguien con mucha confianza en sí misma, sin embargo, este no fue mi caso.
  • Mantenerse firme en que estaba cómoda con su ropa y que va a salir así, le guste o no. En este caso, puede ser un decir real, donde no le importe realmente lo que piense la otra persona o decirlo de la boca para afuera, es decir, quedarse angustiada por el comentario del novio. – Nuevamente, no fue mi caso.
  • Angustiarse, creer que no sabe como vestirse, que no le gusta a su novio como es e ir a buscar algo que le agrade a su novio. – Lo cual demuestra baja autoestima y por ende baja confianza en uno mismo. – Este si fue mi caso.

¿Qué produce en nosotros mismos estas experiencias?

Que mientras más se repiten situaciones desvalorizantes, más se va acentuando la falta de confianza y se forman nuestras creencias limitantes respecto a ese tema en particular.

Vamos a ver ahora,

 

¿A qué se debe la falta de confianza en uno mismo?

 

Como lo demostraba contándote un ejemplo sobre la situación que viví en mi adolescencia, si a esta situación le sumamos:

  • Comentarios desafortunados de amigas sobre el modo de vestirte
  • Burlas de hermanos sobre el mismo tema.
  • Otras situaciones donde se refuerzan esos comentarios sobre ¨la manera de vestirse¨

Entonces, la confianza en la elección de ropa se verá disminuida y pueden sucederse alguna de estas situaciones:

  1. Que elija no salir y evite eventos sociales
  2. Que se vista de acuerdo a lo que opinen otros y no se sienta cómoda consigo misma.

 

¿Qué quiero mostrarte con este ejemplo?

Que una situación que se repite y que genera una herida en la confianza, va calando en la psiquis generando desconfianza en ese tema en particular.

Desarrollé todo un ejemplo desde la situación que yo he vivido, sin embargo, hay tantas situaciones de falta de confianza como personas y cada persona tiene que enfrentar diferentes situaciones que le muestran aquello que necesita cambiar o sanar en si misma. Frecuentemente escucho:

  • Nunca fui buena en matemáticas, no puedo llevar un negocio adelante.
  • Mi marido no quiere que yo estudie, quiere que esté en casa con los chicos.
  • No puedo tomar decisiones. Cada vez que opino diferente a mi marido hay problemas.
  • No me gusta que me saquen fotos. No soy fotogénica. ¿Cómo voy a hacer para tener mi emprendimiento en las redes y vender si no me gusta que me vean?!
  • Siempre que digo algo hay problemas. Prefiero no opinar.

Nacemos plenos y llenos de confianza, por ello en nuestros primeros años de vida aprendemos a caminar, a hablar y ¡hasta podemos aprender a hablar hasta 5 idiomas diferentes!

Sin embargo, las situaciones que vamos viviendo en nuestra vida, nos van dejando marcas que menoscaban esa confianza y de esa grandeza con la que nacemos, comenzamos a hacernos más pequeños perdiendo esa confianza inicial.

Cada vez que se repite la situación o el comentario, se activa el recuerdo y quedamos paralizados en el miedo, respondiendo emocionalmente desde la herida de nuestro niño interior.

 

 

Las causas de la falta de confianza son muy variadas, pero podemos destacar a:

 

  • Perfeccionismo y Autoexigencia

 

La autoexigencia y el perfeccionismo generan una visión de las cosas como perfectas o catastróficas, por lo que en la toma de decisiones solo existen dos posibilidades, tomar buenas decisiones para tener buenos resultados o tomar malas decisiones y obtener resultados catastróficos.

 

  • Autoestima baja

 

Las personas que muestran inseguridad presentan al mismo tiempo una baja autoestima, no confían en sus capacidades y virtudes, tendiendo a exagerar los aspectos que consideran negativos de ellos mismos.

 

  • Patrones de crianza exigente

 

Familias excesivamente exigentes generan sentimientos de incapacidad e inseguridad.

 

  • Experiencias traumáticas

 

En algunas ocasiones la inseguridad viene a consecuencia de la toma de una decisión que ha generado consecuencias negativas, de esta experiencia la persona extrae la conclusión de que no puede confiar en sus criterios para la toma de decisiones.

 

Estas situaciones pueden llevar a replantearte qué lugar ocupas en tu vida y qué es lo quieres para tu vida.

El autoconocimiento te permite reconocer todo esto que habita en tu interior, dejar de señalar el afuera como culpable de tu realidad y poder responsabilizarte de las experiencias de tu vida, con mucho amor, respeto y paciencia.

Cree un curso de autoconocimiento basado en los arquetipos que permite ir descubriendo estas experiencias traumáticas o capas de nuestra personalidad que denominamos arquetipos.

Si quieres profundizar más, puedes ver más información en Me Conozco Luego me Transformo.

Ahora, vamos a ejercitarnos.

 

Ejercicios para ganar seguridad en uno mismo

 

Para reforzar nuestra confianza es necesario:

  • Observar nuestras actitudes y hábitos para cultivar sólo los que nos ayuden a construir la mejor versión de nosotros mismos.
  • Cumplir las promesas que nos hacemos a nosotros mismos y que le hacemos a los demás
    Hacernos responsables de nuestros actos y palabras.
  • Ser coherentes, entre lo que pensamos, decimos y hacemos
  • Reconocer nuestros logros.
  • Comprender que la vida es un proceso de aprendizaje constante y que todo forma parte de nuestra experiencia, no hay error o fracaso. Solo experiencia.

 

Sé el adulto que te hubiese gustado tener a tu lado.

 

Esta es una invitación a que puedas dialogar contigo mismo de la manera en que te hubiese gustado que los adultos que te acompañaron en tu niñez se hubiesen dirigido hacia ti.

Esta es una manera de que puedas brindarte esas palabras de aliento y apoyo que quizás esperabas (y aún esperas) de otras personas.

Frases como:

  • Todo está bien. Esto también pasará.
  • Lo hiciste de maravilla. Esta vez no pudo ser. Seguro que algo mejor vendrá.
  • Estoy orgulloso/a de ti.

¿Qué te parecen estas frases para comenzar a entablar un diálogo amoroso y de confianza contigo mismo?

 

¿Cuánto te conoces?

 

Te invito a que puedas responder estas preguntas que se orientan a que puedas identificar aquellas áreas donde tu confianza está más afectada:

1. ¿Eres consciente de tus fortalezas y debilidades?
2. ¿Te planteas metas personales y profesionales que puedes cumplir y te esfuerzas para cumplirlas?
3. ¿Celebras tus éxitos? ¿o no te los crees?
4. ¿Tienes relaciones armoniosas con las personas?
5. ¿Desarrollas verdaderos lazos de amistad?
6. ¿Te expresas con creatividad o intentas ser como otras personas?
7. ¿Eres agradecido?
8. ¿Te muestras tolerante y comprensivo o haces que los demás se sientan culpables?
9. ¿Sientes admiración por las personas exitosas o te producen celos y/o envidia?
10. ¿Puedes expresar tus necesidades y deseos y al mismo tiempo mostrar respeto por las necesidades y deseos de los demás?
11. ¿Puedes marcar límites con firmeza y amor?
12. ¿Te sientes responsable de lo que sucede en tu vida o culpas a los demás?
13. ¿Tienes una actitud pesimista u optimista frente a las dificultades de la vida?
14. ¿Te sientes en paz o en lucha constante?

 

Frases de autoconfianza

 

Ir cambiando nuestro diálogo interior, nuestros pensamientos, es de gran importancia para comenzar ese cambio o sanación desde adentro.

Para ello, te comparto afirmaciones que ayudan a fortalecer la autoconfianza, espero que te sirvan de inspiración para generar el hábito de repetirlas diariamente.

Tengo el poder de crear en mi vida lo que deseo.

Soy divinamente guiado hacia mi mayor bien.

Todo está bien en mi mundo.

Cada día es una nueva oportunidad. Elijo hacer de este un gran día.

Elijo pensamientos que me nutran y me empoderen.

Elijo mi paz.

Soy uno con el mismo poder que me ha creado.

Me amo y me acepto tal como soy.

Estoy abierto y receptivo para todo lo bueno que la vida tiene para mí.

 

Declaración de autoestima

4 comentarios en «Cómo ganar confianza en uno mismo»

Deja un comentario

>